viernes, 24 de marzo de 2006

Los dinosaurios

(Una canción que le gusta mucho a todo el mundo,
sobre todo a los muertos. Charly García)


Los amigos del barrio pueden desaparecer
Los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
La persona que amas puede desaparecer.

Los que están en el aire
pueden desaparecer en el aire
Los que están en la calle
pueden desaparecer en la calle.

Los amigos del barrio pueden desaparecer,
Pero los dinosaurios van a desaparecer.

No estoy tranquilo mi amor,
Hoy es sábado a la noche,
Un amigo está en cana.
Oh mi amor
Desaparece el mundo

Si los pesados, mi amor,
llevan todo ese montón
de equipaje en la mano.
Oh, mi amor,
yo quiero estar liviano.

Cuando el mundo tira para abajo
Yo no quiero estar atado a nada
Imaginen a los dinosaurios en la cama
Cuando el mundo tira para abajo
Yo no quiero estar atado a nada
Imaginen a los dinosaurios en la cana.

Los amigos del barrio pueden desaparecer
Los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
La persona que amas puede desaparecer.

Los que están en el aire
pueden desaparecer en el aire
Los que están en la calle
pueden desaparecer en la calle.

Los amigos del barrio pueden desaparecer,
Pero los dinosaurios van a desaparecer.

5 comentarios:

Princesita Dot dijo...

Me encanta este tema!!!!!!

No hay lugar para mi y mi ego y vos pedis permiso dijo...

Y yo decia: ¿por qué este post? Tux no puede haber copiado una canción así nomás.

Recién ahora asocié fecha y canción.

Sugus dijo...

El tema no es que los dinosaurios vayan a desaparecer (sólo duermen o descansan a veces) sino que existan los que combaten a los dinosaurios. Ayer me sentí reconfortada en ese sentido, a pesar de que no comprendo muchas cosas que están pasando hoy. Pero las 40.000 voces, cuerpos, almas que caminaron junto a mí me dieron las esperanzas que suelo perder. Saludos

D'Artagnan dijo...

una marcha increíble no Sugus? Me emocionó la verdad.
Tux: más apropiado no podía ser.

Sugus dijo...

Sí, Darta, más allá de los números, las marchas del 24 siempre me emocionan a mí también.